Wells Fargo Logo
Wells Fargo Logo
Dulces y otros productos importados de México llenan las estanterías de la Dulcería Alebrijes en Bakersfield, California.
Dulces y otros productos importados de México llenan las estanterías de la Dulcería Alebrijes en Bakersfield, California.

Hacer realidad el sueño de una confitera

En California, los empresarios potenciales comienzan con una pasión y recurren a Mission Community Services Corporation para que les ayude a iniciar sus empresas.

March 20, 2018

Editor’s note: An English-language version of this story is also available.


Desde que Gabriela Murguía era una niña, ha querido tener su propia empresa. Su abuelo tenía una tienda que vendía artículos religiosos, de decoración de interiores y muebles. Luego, su padre heredó la tienda y ella también trabajó allí.

Murguía tenía mucha experiencia en trabajar en la empresa de otra persona; el problema era que no sabía cómo iniciar una empresa propia.

“Estuve unos 10 años en el área de ventas y traté con los clientes”, dijo Murguía, “pero siempre fui empleada”.

Todo cambió cuando vio un anuncio televisivo sobre Empezando, una versión en español de un curso empresarial llamado “Start, Run & Grow” (Iniciar, Administrar y Hacer Crecer una empresa).

Gabriela Murguía, Presidente de MercaMex Distribuidor Inc., inspecciona su tienda de Bakersfield, California, con una integrante del personal, Paulina Alondra Velázquez. (2:53)

El curso se ofrece a través de la organización sin fines de lucro Mission Community Services Corporation (en inglés), que brinda asistencia especial a empresas propiedad de mujeres, personas de bajos ingresos, minorías y veteranos, y a través del Centro de Negocios de Mujeres. El curso ofrece conocimientos, herramientas y recursos para iniciar una empresa y hacerla crecer, y cuenta con el apoyo de Wells Fargo a través de unos $100,000 en subvenciones y miembros del equipo voluntarios. En el transcurso de unos meses y con tres horas por semana, Murguía aprendió de todo, desde cómo completar pólizas de seguro hasta qué se necesita para que su empresa tenga éxito.

Durante las clases, decía, “Yo podría hacer esto”, señaló Murguía, quien finalizó el curso en 2014. “Después de cinco semanas, dije, Voy a hacer esto. Iniciaré mi propia empresa”.

Ahora, Murguía es propietaria de MercaMex Distributor, Inc., una empresa de dulces mexicana con tres tiendas minoristas, una distribuidora mayorista en crecimiento y más de 1 millón de dólares de ingresos.

“Si deseas lograr algo, debes hacerlo tú mismo”, aseguró Murguía. “Quiero decirle a la gente que deben intentar hacer lo que quieren y seguir sus sueños”.

'Un paso a la vez'

El curso empresarial es una de las formas en que MCSC ofrece oportunidades para potenciales empresarios y propietarios de pequeñas empresas con el objetivo de contribuir a sus comunidades en los condados de Kern, San Luis Obispo y Monterey en California, comentó Chuck Jehle, Director del programa de MCSC.

“Nuestro trabajo es ayudar a las personas y asegurarnos de que tengan ingresos y un plan de negocio viable”, señaló Jehle. “Hay personas muy motivadas en el mundo, pero se sienten frustradas. Quieren marcar una diferencia y tener mayores ingresos, pero no saben cómo hacerlo. Las personas que finalmente deciden no iniciar sus propios negocios aprenden en nuestro curso habilidades que los hacen más valiosos como empleados”.

En el caso de Murguía, el curso le permitió tener su propia empresa, al igual que su padre y abuelo. A Brad Opstad, el curso le está ayudando a traer la cultura de cafeterías de Portland, Oregón a San Luis Obispo, California.

Brad Opstad espera cumplir su sueño de abrir una cafetería con la ayuda de Mission Community Services Corporation.
Brad Opstad espera cumplir su sueño de abrir una cafetería con la ayuda de Mission Community Services Corporation.

Después de trabajar 30 años en la industria de los restaurantes, Opstad dejó Oregón y regresó a su ciudad natal en California. Allí, se dio cuenta de que extrañaba el ambiente de las cafeterías de Portland.

“Una de mis experiencias favoritas en Portland fue tomar esa primera taza de café y adquirir esa cultura de tomar café en la cafetería”, dijo Opstad. “Hay muchos lugares para tomar café aquí, pero extraño el rock-and-roll, el ambiente de sótano de universidad. Quiero crear una atmósfera donde los camareros presenten a las personas. Por eso fui a MCSC. Estoy tomando la clase para ver si mi plan abstracto se adapta al prisma de un plan de negocios”.

Opstad se inscribió en el curso Start, Run & Grow en septiembre de 2017. Desde entonces, comprendió lo mismo que Murguía: parece que su idea de negocio está dando resultado. Opstad abrió una cuenta comercial y registra observaciones sobre lo que quiere o no en una posible cafetería.

Cuando la clase finalice, Opstad espera tener un plan de negocios escrito y abrir una cafetería a fines de 2018. “Voy paso a paso”, señaló. “Y MCSC me está ayudando a cumplir mi objetivo”.

Contributors: Sara Harrison
Tags:
outbrain