Wells Fargo Logo
Wells Fargo Logo

Party Cake Bakery en Miami combina la comida cubana, la ética de trabajo familiar y el apoyo de Wells Fargo para un futuro más dulce. (3:16)

Una historia de amor escrita en glaseado

Desde que empezaron a trabajar juntos en un supermercado hasta que llegaron a ser propietarios de 10 locales de Party Cake Bakery en todo Miami, la crónica de Olga y Juan Montano siempre ha sido sobre la dedicación y la devoción. 

Editor’s note: An English-language version of this story is also available.


Capítulo 1:  Se conocieron.

Érase una vez, en Miami durante la década de 1980, dos jóvenes inmigrantes cubanos que trabajaban juntos en una panadería de supermercado. Se llamaban Olga y Juan.

Olga era una hábil decoradora de pasteles, y sus talentos artísticos hicieron que la llamaran para grandes inauguraciones y comerciales de la cadena de supermercados.

Juan se abrió camino rápidamente hasta llegar a ser Gerente Asistente, después de haber aprendido el arte de la pastelería en su trabajo anterior.

“Diría que lo que nos atrajo mutuamente fue que ambos éramos personas trabajadoras, jóvenes y motivadas”, recordó Olga Montano. “Después de haber congeniado y comenzado nuestra relación, pudimos conseguir juntos un segundo trabajo por las tardes, donde producíamos postres y pasteles para una universidad local. De aquí surgió la idea de abrir nuestra propia pequeña panadería”.

Al trabajar juntos, se enamoraron y se casaron.

Juan Montano está de pie con el brazo alrededor del hombro de su esposa, Olga, en la cocina de su panadería.
En una foto sin fecha, Juan y Olga Montano comparten un inusual momento de inactividad en su panadería. Crédito fotográfico: Party Cake Bakery

Capítulo 2: Tenían un sueño.

La familia de los Montano recién ensamblada tenía tres hijos al principio, pero crecería a seis con el paso de los años.

Su sueño de abrir su propia panadería también siguió creciendo.

“Lo hablamos con varios miembros de la familia —algunos estaban de acuerdo, otros, no— pero estábamos decididos a hacerlo”, indicó Olga Montano. “Las primeras etapas nos daban miedo —estábamos dejando dos trabajos bien pagados y estables, con tres bebés y otro en camino— para intentar algo que nunca habíamos hecho por nuestra propia cuenta”.

Al superar los miedos y los muchos otros desafíos que enfrentan nuevos propietarios de empresas, los Montano abrieron Party Cake Bakery (en inglés) en mayo de 1993. El local de 1,300 pies cuadrados está ubicado en West Miami-Dade.

Olga y Juan Montano se apoyan contra las placas de yeso sin terminar.
En una foto sin fecha, Olga y Juan Montano inspeccionan la construcción de su primer local de Party Cake Bakery en Miami. Crédito fotográfico: Party Cake Bakery

Capítulo 3:  Hicieron pasteles.

Los primeros años en Party Cake fueron emocionantes y agotadores para la familia.

Con el día laboral que a menudo duraba desde las 2 a.m. hasta la medianoche, la panadería básicamente se convirtió en el segundo hogar de la familia. Los niños dormían en las mesas, mientras que Olga y Juan Montano hacían preparaciones para los pasteles, horneaban, vendían y limpiaban. Luego repetían todo el proceso de nuevo.

“Los primeros años fueron como una montaña rusa de emociones”, dijo Juan Montano. “Al principio estábamos muy emocionados de finalmente poder abrir nuestra propia pequeña empresa, pero pronto nos dimos cuenta de que no era tan fácil como parecía —estábamos creando algo de absolutamente nada—”.

Después de haber tenido dificultades para lograr establecerse, los Montano tuvieron un momento revelador cuando un amigo de la familia les sugirió que definieran mejor su oferta de productos y se enfocaran únicamente en productos de panadería cubana.

“Poco a poco vimos cómo se desarrollaba nuestra panadería, pero el cambio más grande ocurrió durante un día festivo, cuando tradicionalmente todas las panaderías y tiendas están cerradas, y nosotros decidimos aprovechar y permanecer abiertos”, recordó Juan Montano. “Ese día vendimos más que nunca, pero lo más importante es que desarrollamos una base de clientes, algunos de los cuales siguen siendo clientes hoy”.

A partir de ese momento, la panadería comenzó a ganar terreno al convertirse en una parada diaria para muchos residentes locales. Su enfoque en los auténticos panes, pasteles y café cubanos se convirtió rápidamente en sinónimo de la marca de Party Cake Bakery.

Un niño con un gorro de Santa Claus está de pie junto a una caja registradora. Las cajas de panadería están apiladas en los estantes, y su madre Olga está detrás de él.
Uno de los hijos de los Montano, Alex, ayuda a su madre a operar la caja registradora en la panadería familiar. Crédito fotográfico: Party Cake Bakery

Capítulo 4:  Hicieron crecer la empresa.

Durante los ocho años siguientes, Party Cake Bakery se convirtió en un elemento esencial de la comunidad cubana de Miami. Y fue aproximadamente en esa época que Olga y Juan Montano vieron la oportunidad de expandirse y adquirir una panadería cercana que pasaba dificultades.

”Desde niño, siempre he querido más, a veces más de lo que puedo manejar“, admitió Juan Montano. ”Una vez más, nos montamos en esta montaña rusa, con entusiasmo al principio, pero luego [vino] la tarea ardua de levantar una empresa que estaba derribada. También nos encontramos con la dinámica de trabajar por separado, cuando Olga se quedó en la panadería original, y yo me fui a la otra. Pero con los conocimientos y errores de la primera apertura, sabíamos que podríamos restablecer la empresa rápidamente”.

Durante los 15 años siguientes, este plan maestro para el éxito se convirtió en el esquema que la pareja aprovechó varias veces para hacer crecer Party Cake Bakery a 10 locales diferentes en todo Miami.

Ahora que sus hijos comienzan a dejar su huella en la empresa familiar, están desarrollando una nueva forma de expansión. En una posición destacada, una bodega de 8,000 pies cuadrados que han adquirido con la ayuda de un préstamo 7a de la Small Business Administration de EE. UU. (SBA, por sus siglas en inglés), respaldado por Wells Fargo.

“Esta bodega es definitivamente uno de los momentos más emocionantes en la historia de nuestra empresa. El local albergará una panadería minorista de vanguardia en el frente y la producción en la parte posterior”, señaló el hijo de los Montano, Alex. “Lo mejor de todo esto es que, en vez de ocultar la producción en la parte posterior, como la mayoría de los lugares, esta bodega tendrá la cocina abierta, por lo que los clientes verán cómo se hacen el pan y los pasteles”.

Los clientes esperan en fila para realizar sus pedidos en uno de los locales de Party Cake Bakery en Miami.
A medida que Party Cake Bakery se ha expandido, los Montano han incorporado un concepto de cocina abierta en sus nuevos locales.

Capítulo 5:  Vivieron felices y enamorados para siempre.

La finalización de la construcción y el rediseño de la bodega en el sur de Miami están avanzando. Una vez completado, la familia considera el edificio como el centro del crecimiento futuro, que puede incluir la expansión fuera de Miami y, con el tiempo, incluso a otros estados.

Con tanto en juego, los Montano están agradecidos por haber integrado recientemente todas sus necesidades financieras en un solo lugar con Wells Fargo —trabajaron con la representante bancaria para empresas, Elena Santana, no solo para obtener su préstamo de la SBA, sino también para establecer los servicios para comerciantes, de nómina y la administración de tesorería—.

“La relación con Wells Fargo ha sido sólida desde el primer día en que nos reunimos con Elena y su equipo de servicios bancarios”, dijo Alex Montano. “Salimos de la reunión no solo impresionados, sino con la idea de 'vaya, realmente quieren que seamos sus clientes y se preocupan por nosotros’”.

La bodega representará el local número 11 de Party Cake Bakery en Miami y hará crecer a una compañía que ya emplea a casi 200 personas. Es un largo camino que recorrieron los Montano desde que iniciaron la empresa hace 25 años.

“Muchas veces pasamos por momentos difíciles y queríamos dejarlo todo”, dijo Juan Montano. “Pero con nuestra determinación y afán por crear una gran empresa, pudimos superar los momentos difíciles”.

Los siguientes capítulos de su historia están aún por escribirse, pero la pareja sabe ahora que incluso cuando el recorrido se complica, el amor que tienen el uno por la otra, por sus hijos y por su panadería siempre les ayudará a superar cualquier desafío que venga. Y, por supuesto, habrá pasteles. Deliciosos pasteles.

Flanqueados por sus hijos y nietos, Juan y Olga Montano están de pie en frente de un letrero que anuncia el 25 aniversario de Party Cake Bakery.
La familia Montano celebra en Miami la gran inauguración de su décimo local de Party Cake Bakery y el 25 aniversario de la empresa en 2018. Crédito fotográfico: Party Cake Bakery
Contributors: Christopher Frers
Topics:
outbrain