Wells Fargo Logo
Wells Fargo Logo
Mixteca PDX is part of Portland’s Hispanic small business incubator

La receta para hacer empresarios hispanos

Si buscas tamales auténticos en Portland, los puedes encontrar en el camión de comida Mixteca PDX, dentro del Portland Mercado (un exitoso centro de micro negocios latinos en Oregon).

September 15, 2015

Editor’s note:  An English-language version of this story is also available.


Alejandrina Felipe Asunción sonríe mientras prepara, junto a su mamá, tamales y otros ricos platillos para las multitudes que se forman frente a su camión de comida. Alejandrina recuerda los días cuando ellas trabajaban juntas recogiendo frutas y vegetales en los campos de Oregon.

Ahora su negocio, Mixteca PDX, es un popular destino culinario en el Portland Mercado, una incubadora de micro negocios para inmigrantes. Alejandrina, su gerente de mercadeo, quien además es enfermera registrada, cuenta como su negocio viene a materializar las esperanzas que trajo consigo su padre, décadas atrás, cuando vino a preparar el camino a su familia para venir a Oregon.

“Mi papá soñaba para nosotros una vida en los Estados Unidos”, dice ella. “Bautizamos el negocio en honor a la lengua indígena de mi padre, mixteco, una de las muchas lenguas que se hablan en Oaxaca, México. Esa es nuestra historia, nuestra lengua y nuestro patrimonio”.

Este establecimiento, al igual que muchos otros en Portland, añade “PDX”, el apodo de la ciudad y abreviatura de su aeropuerto.

El nuevo hogar de Mixteca, el Portland Mercado, es una creación de Hacienda CDC, una organización sin fines de lucro para el desarrollo de las comunidades latinas, que Wells Fargo ha apoyado desde mediados de los 90’s. Recientemente, Hacienda recibió una donación de $50,000 del programa para Mercados Prioritarios de Wells Fargo Housing Foundation’s. Esta organización sin fines de lucro ayuda a familias de bajos ingresos con viviendas accesibles, programas para jóvenes y clases de cómo tener casa propia, así como talleres de entrenamiento para los inquilinos del Mercado.

“Yo le quiero dar las gracias a Hacienda muy especialmente”, dice Paula Asunción, quien también es propietaria de Mixteca Catering. “Ellos están aquí para apoyarnos, darnos ánimo y para impartir los talleres que necesitamos para lograr el éxito con nuestro negocio”.

Solamente el último año, Wells Fargo ha contribuido con aproximadamente $5 millones para diferentes proyectos de Hacienda, incluyendo la nueva ubicación que el Portland Mercado abrió hace seis meses. La inversión fue hecha a través de la compra de Créditos Impositivos para Nuevos Mercados provistos por Enhanced Capital y Raza Development Fund. El programa federal de New Markets Tax Credit otorga créditos fiscales para apoyar el desarrollo económico en comunidades de bajos recursos.

“Con el programa todos ganan”, dice Greg Richter, gerente de relaciones del Grupo de Préstamos e Inversiones para la Comunidad de Wells Fargo, quien trabajó directamente con Hacienda en los proyectos.

Estos acuerdos “producen un impacto (positivo) en la comunidad y generan empleos”, dice él, “y los créditos impositivos hacen económicamente viable para nosotros el poder continuar con este tipo de inversión”.

Portland Mercado ha atraído cerca de 20 pequeños negocios a ser inquilinos permanentes, cuenta Nathan Teske, director de desarrollo económico de Hacienda. Muchos de estos inquilinos provienen de los 30 camiones de comida y otros negocios quienes rentan su cocina, Micro Mercantes Kitchen, para preparación de comida, nos dice.

Nathan dice que la idea salió del apoyo que desde hace tiempo Hacienda le lleva dando a los vendedores de comida de los mercaditos (farmers markets) de Portland. Muchos de ellos querían una locación en donde pudieran vender todo el año, dice él.

“La visión del Portland Mercado era darles la oportunidad a dueños de negocios, mayormente empresarios inmigrantes, de poner en marcha y construir sus negocios en un espacio con precio asequible”, dice Nathan. “Negocios como el de Paula y Mixteca Catering realmente son la razón por la cual hacemos este trabajo”.

Alejandrina cuenta como su madre los guió a través de tiempos difíciles cuando su padre murió de cáncer en Oaxaca. Viuda a los 34 años y con seis niños, su mamá se puso en contacto con familiares en los Estados Unidos y trabajó sin descanso para traer a su familia acá, usando su talento en la cocina como trabajo de tiempo completo.

“Mi mamá nos enseñó el valor del trabajo, el valor de no rendirse. Nos enseñó que tener un negoció es algo que puede pasarle a cualquiera,” dice Alejandrina.

Por su parte, Paula dice que aún no ha completado su visión: “Lo que sueño para mi negocio es abrir un restaurante bien grande, aquí y en otros países también”.

Contributors: Richard Burnett
Topics:
outbrain