Español
Miembros voluntarios del equipo de Wells Fargo, con camisetas rojas, clasifican alimentos no perecederos.
Miembros voluntarios del equipo de Wells Fargo de todo el país contribuyeron a combatir el hambre durante las fiestas.

Llenamos más de 55 millones de platos

En un esfuerzo conjunto con Feeding America®, el Banco de Comida para los Días Festivos de Wells Fargo reunió alimentos y dinero suficientes para ayudar a proporcionar más de 55.7 millones de comidas en todo el país.

Editor’s note: An English-language version of this story is also available.


El Banco de Comida para los Días Festivos de Wells Fargo (en inglés) de 2018 garantizó más de 55.7 millones de comidas* durante las fiestas.

Feeding America® se unió a la iniciativa de Wells Fargo para combatir el hambre en 2018, en este segundo año del programa. Del 13 de noviembre al 31 de diciembre de 2018, las sucursales de Wells Fargo funcionaron también como banco de comida, aceptando donaciones de alimentos no perecederos y de dinero para ayudar a los bancos de comida locales en todo el país. Además, ofreció la oportunidad de que los participantes donaran a través de un banco móvil de comida —que se presentó en nueve ciudades desde California hasta Nueva York— y, en respuesta a las solicitudes de los clientes, permitió contribuciones monetarias en sus cajeros automáticos (ATM) y por Internet.

Wells Fargo lanzó el programa del Banco de Comida para los Días Festivos de 2018 el 13 de noviembre con una donación de $4 millones a Feeding America (en inglés), equiparando las donaciones hasta $1 millón. En toda la iniciativa nacional, los miembros del equipo de Wells Fargo construyeron esculturas con alimentos enlatados en seis ciudades y organizaron proyectos especiales con voluntarios, además del trabajo voluntario existente para ayudar a las organizaciones sin fines de lucro relacionadas con alimentos.

Los miembros del equipo voluntarios, como Bekkah Moss, una cajera de Wells Fargo en Winston-Salem, Carolina del Norte, hicieron que retribuir a la sociedad se convirtiera en su estilo de vida. Ella y sus hijos entregan alimentos dos veces al mes a organizaciones sin fines de lucro a través de Second Harvest Food Bank of Northwest North Carolina, un banco de comida de la red de Feeding America.

Durante todo el año, Bekkah Moss, cajera de Wells Fargo, y sus hijos, Rhemy, de 7 años de edad y Ziggy, de 10 años de edad, ayudan a entregar comestibles a un banco de comida en Winston-Salem, Carolina del Norte. (2:28)

“Gracias a todos los que pasaron por una sucursal, ATM o banco móvil, o que visitaron nuestro sitio Web para unirse a nosotros en esta importante iniciativa para alimentar a los que tienen hambre”, declaró Mary Mack, Directora de Consumer Banking (Banca para el Consumidor) de Wells Fargo.

“Cada día, nuestros miembros del equipo ayudan a los clientes a mejorar su futuro financiero”, señaló Mack. “Su ayuda para convertir nuestras sucursales minoristas de todo el país en bancos de comida durante las últimas fiestas fue una extensión de ese compromiso, y continúa durante todo el año a través de contribuciones de tiempo, talento y dinero a muchas organizaciones sin fines de lucro locales relacionadas con alimentos”.

Casi 2,300 miembros del equipo trabajaron como voluntarios más de 9,000 horas durante las fiestas para ayudar a 93 organizaciones sin fines de lucro relacionadas con alimentos, un 20 por ciento más con respecto al año anterior.

Esos resultados se suman al apoyo filantrópico de Wells Fargo durante todo el año a organizaciones sin fines de lucro y al trabajo voluntario de más de 260,000 miembros del equipo de la compañía. En 2018, la compañía superó su objetivo filantrópico de donar $400 millones a las comunidades de todos los EE. UU.

Mack se sumó a otros líderes de la compañía para hacer donaciones en bancos móviles de comida y para trabajar como voluntaria en organizaciones sin fines de lucro relacionadas con alimentos.

“Ya sea que se trate de un miembro del equipo en Florida que, inspirado en su propia experiencia anterior frente a la inseguridad alimentaria, se haya hecho cargo de las recaudaciones en su localidad y haya agregado sus propias donaciones, la clienta en Carolina del Norte que literalmente vació su propia alacena para llenar tres cajas de alimentos en una sucursal, o los miles de clientes y no clientes por igual que dejaron comida o contribuyeron económicamente en nuestros ATM”, afirmó Mack, “el flujo de compasión y el apoyo a los bancos de comida locales y a su misión este año fue inspirador”.

Claire Babineaux-Fontenot, Directora Ejecutiva de Feeding America, expresó su entusiasmo por la oportunidad de sumarse al programa del Banco de Comida para los Días Festivos de Wells Fargo en 2018 con el fin de abordar en forma colectiva un problema poco conocido que, según el Departamento de Agricultura de los EE. UU. (USDA, por sus siglas en inglés), se calcula que afecta a uno de cada ocho estadounidenses: la inseguridad alimentaria (no saber de dónde provendrá su próxima comida) (en inglés). De acuerdo con el USDA, se cree que alrededor de 40 millones de personas, incluidos más de 12 millones de niños, padecen inseguridad alimentaria.

“Es necesario que todos nosotros —empresas, individuos, instituciones benéficas y gobiernos locales, estatales y nacionales— obtengamos más alimentos para más personas con el fin de que menos personas pasen hambre, por lo cual iniciativas como la del Banco de Comida para los Días Festivos de Wells Fargo son tan importantes”, declaró Babineaux-Fontenot. “Nadie puede luchar solo contra un problema tan grande como el hambre”.

Casi 2,300 miembros del equipo dedicaron más de 9,000 horas como voluntarios durante las fiestas para apoyar a 93 organizaciones sin fines de lucro relacionadas con la alimentación.

Según Babineaux-Fontenot, a través de donaciones en ATM y otras contribuciones financieras al Banco de Comida para los Días Festivos de Wells Fargo, cada uno de los bancos de comida miembros de Feeding America recibirá una donación de $5,000.

“El aspecto más importante del programa del Banco de Comida para los Días Festivos de Wells Fargo es su alcance. Al ayudar a cada uno de los bancos de comida de la red de Feeding America, se llega a miles de vidas en cada condado en Estados Unidos, no solo durante las fiestas, sino también luego de estas”, afirmó Babineaux-Fontenot.

Los miembros del equipo unen fuerzas para combatir el hambre

“El hambre está en todas partes”, señaló Jon Campbell, Director de Filantropía Corporativa y Relaciones Comunitarias de Wells Fargo. “Hay muchas personas en todos los estados, y en comunidades tanto urbanas como rurales, que no siempre saben cómo harán para llevar alimentos a su mesa. Algunos se saltan comidas, y optan por pagar las cuentas de servicios públicos en lugar de comprar alimentos. Los que viven en zonas rurales como mi ciudad natal quizás conduzcan muchas millas para encontrar alimentos saludables y asequibles”.

“Como resultado”, prosiguió, “los bancos de comida y las despensas de alimentos son recursos de emergencia fundamentales, razón por la cual fuimos tan afortunados de que Feeding America, la organización nacional más grande de lucha contra el hambre, trabajara junto a nosotros este año”.

Un estudio de Edelman Intelligence, realizado del 12 al 14 de noviembre de 2018 para Wells Fargo, reveló que más de la mitad de las personas encuestadas en todo el país señalaron que ellas o alguien que conocían padecían inseguridad alimentaria.

“En nuestra encuesta, las personas no solo nos dijeron que era más probable que donaran comida este año que el año anterior, sino que también sería más probable que donaran comida si supieran el impacto específico de su donación de alimentos”, señaló Campbell. “Con Feeding America, todo lo contribuido a través del Banco de Comida para los Días Festivos de Wells Fargo se destinó directamente a los bancos de comida locales que prestaban servicios a las comunidades”.

‘Un acto de generosidad simple, pero poderoso’

“Si bien el hambre es un problema durante todo el año, la compañía utilizó su esfuerzo conjunto con Feeding America para concentrarse en las fiestas y los meses de invierno, cuando las necesidades se intensifican especialmente y muchas personas enfrentan la decisión de comprar alimentos o de pagar para calefaccionar sus hogares”, señaló la Directora General de Mercadeo de Wells Fargo, Jamie Moldafsky.

“Convertir a uno de los bancos más grandes del país en el mayor banco de comida, y utilizar nuestro tamaño y escala para concentrarnos en el hambre con Feeding America y alentar a todos a #DarLoQuePuedan (#GiveWhatYouCan) marcó una diferencia”, afirmó Moldafsky. “Las personas se solidarizaron con los necesitados para darles un regalo muy significativo: ayuda contra el hambre, en un acto de generosidad simple, pero poderoso”.

Tres miembros voluntarios del equipo de Wells Fargo empacan cebollas. Visten las camisetas rojas de los voluntarios de Wells Fargo.
Cuatro miembros voluntarios del equipo de Wells Fargo empacan papas. Visten las camisetas rojas de los voluntarios de Wells Fargo.
Tres miembros voluntarios del equipo de Wells Fargo empacan comida. Visten las camisetas rojas de los voluntarios de Wells Fargo.
Un grupo grande de voluntarios de Wells Fargo, la mayoría con camisetas rojas, sujeta un letrero que dice que empacaron 28,105 libras de comida.
Nicole Gasswint, Sia Vang y Cindy Nelson-Weniger se encontraron entre los 200 miembros voluntarios del equipo de Wells Fargo en Minneapolis que participaron en una iniciativa de dos días a fin de empacar comida para Second Harvest Heartland.
Anne Bartoloni, Eric Torgerson, Mark Demaray y Craig Block empacan cebollas para Second Harvest Heartland, un banco de comida miembro de Feeding America.
Miembros del equipo, como Srinivasa Pitchala, Anita Beyan-Nagbe y Jayasri Mikkilineni acudieron para respaldar la iniciativa en Minneapolis a pesar de una gran tormenta de nieve.
En total, los miembros voluntarios del equipo de Wells Fargo empacaron más de 28,000 libras de comida para Second Harvest Heartland.

Ejemplos de estos actos: una donación de un veterano de la Segunda Guerra Mundial en Virginia; clientes y miembros del equipo unidos para construir un árbol de alimentos en una sucursal bancaria de Carolina del Norte; y 200 voluntarios de Wells Fargo en Minneapolis que clasificaron y envasaron 28,105 libras de productos agrícolas para un banco de comida.

“A pesar de que hace solo unos meses que es cliente nuestro, Floyd Callihan, veterano de la Segunda Guerra Mundial, vio nuestra presentación del Banco de Comida para los Días Festivos de Wells Fargo y se acercó con una bolsa llena de donaciones”, contó Ashley Tarry, que administra la sucursal de Wells Fargo en Goochland, Virginia. “Así es el Sr. Callihan. Siempre está pensando en los demás. Tenemos la bendición de contar con muchos clientes como él”.

En Mount Airy, Carolina del Norte, los clientes ayudaron a Chris Driggers y a su equipo a construir un árbol de alimentos en la sucursal de Wells Fargo en North Main Street.

“Los miembros del equipo y los clientes aportaron comida enlatada para construirlo, y cuando lo desarmamos, teníamos seis cajas de alimentos que pesaban casi 400 libras, que sabemos que a su vez ayudarán a los bancos de comida locales en el área de Mount Airy”, señaló Driggers.

En Minneapolis, Lolita Niebler, una gerente de productos digitales para Wells Fargo Institutional Retirement and Trust reunió a los miembros de la junta de su capítulo local de la Red de Miembros del Equipo My Generation de la compañía para organizar una campaña intensiva de dos días para la clasificación y el envasado de alimentos para Second Harvest Heartland. El banco de comida miembro de Feeding America también recibió $20,000 de Relaciones Comunitarias de Wells Fargo en una de las varias donaciones regionales, además de las donaciones para el Banco de Comida para los Días Festivos.

“Fue increíble ver cuántos miembros del equipo se presentaron a pesar de la gran tormenta de nieve producida el día anterior, lo que refleja la energía y la compasión que nuestros miembros del equipo tienen por la comunidad”, afirmó Niebler.

Anne Bartoloni, gerente de relaciones con los clientes en Wells Fargo Home Mortgage y miembro de la junta del capítulo My Generation agregó: “El trabajo que hace Second Harvest Heartland es muy importante para nuestras comunidades. Fue muy emocionante ver su nuevo edificio y escuchar sus planes de cultivar sus propias verduras de hoja con un nuevo método y sin tierra ni pesticidas; esa innovación va a ayudar a abordar la inseguridad alimentaria y también proporcionará opciones de comidas saludables para las familias”.

Una de las personas que se benefició personalmente con el apoyo del banco de comida de Wells Fargo fue Naomi Lowe.

Todos los días, la niña de 9 años recibe una comida caliente con casi 1,700 otros niños del Feeding the Valley Food Bank (en inglés) en Midland, Georgia, y su programa Kids Café.

“Después de ir al Kids Café y de recibir comida sabrosa, me siento fantástica”, dijo Lowe, “porque comí y no tengo hambre”.


*$1 ayuda a proporcionar por lo menos 10 comidas garantizadas por Feeding America en nombre del banco de comida local miembro de la institución.

Contributors: Christopher Frers
Topics:
outbrain