Español
Un hombre y una mujer, sentados en la mesa de una cocina, sujetan y miran unas hojas de papel. En la mesa, hay una computadora portátil enfrente de ellos. En la esquina izquierda, hay una bandera que dice: “Actualización sobre la COVID-19”.
La capacitación y el asesoramiento virtuales gratis están disponibles a través de varias organizaciones sin fines de lucro.
Financial Health
July 17, 2020

‘Durante momentos difíciles, se supone que debes utilizar tus talentos y brindar servicios’

Las organizaciones sin fines de lucro están proporcionando capacitación y asesoramiento financieros gratis para ayudar a las personas en medio de la pandemia de la COVID-19, con el apoyo de Wells Fargo.

Editor’s note: An English-language version of this story is also available.

Cuando Ann James ingresó a la Fuerza Aérea de EE. UU. inmediatamente después de la escuela secundaria y estaba ganando su propio dinero, dijo que cometió algunos errores financieros, como acumular deuda después de obtener tarjetas de crédito y comprar automóviles. Sin embargo, al convertirse en madre soltera de una hija con necesidades especiales, se dio cuenta de que no quería que su hija llegara a sufrir por sus decisiones financieras.

Foto en primer plano de una mujer que sonríe a la cámara. Lleva una chaqueta gris.
Ann James

Fue entonces cuando James desarrolló interés y pasión por la educación financiera. En la actualidad, tiene un doctorado en educación y liderazgo organizacional, y brinda capacitación y asesoramiento financieros a través de su consultorio privado en Henderson, Nevada. También ofrece sesiones de capacitación financiera gratis a través de un esfuerzo de la Association for Financial Counseling and Planning Education® (Asociación para la Educación, la Planificación y el Asesoramiento Financieros) (en inglés) o AFCPE ® (por sus siglas en inglés), una organización sin fines de lucro que certifica y respalda a los profesionales de finanzas personales. Con el apoyo de Wells Fargo, en forma de subvenciones, la AFCPE lanzó una iniciativa de capacitación y asesoramiento financieros gratis y de forma virtual, que conecta a los capacitadores financieros certificados por la AFCPE con las personas que tienen dificultades en medio de la COVID-19.

“Quería compartir mis experiencias con otras personas y darles esperanza”, indicó James, quien tiene una certificación de Accredited Financial Counselor® (Asesora Financiera Acreditada) a través de la AFCPE. “Si yo puedo hacerlo, ellas también pueden. La educación financiera se trata de oportunidades. No se basa en cuánto dinero tienes. Se trata del cambio de mentalidad”.

Este esfuerzo forma parte del compromiso de aportar $175 millones (en inglés) a través de la Wells Fargo Foundation para ayudar a las poblaciones vulnerables a superar esta pandemia, con más de 3,000 subvenciones que se otorgaron para ayudar a abordar las necesidades de salud pública y los desafíos relacionados con las pequeñas empresas, la vivienda y la estabilidad financieras.

“La COVID-19 está afectando gravemente a millones de personas que han perdido ingresos y están enfrentándose a preocupaciones inmediatas y cambiantes sobre su seguridad financiera”, señaló Darlene Goins, Directora de Filantropía relacionada con el Bienestar Financiero de Wells Fargo Foundation. “La situación está cambiando rápidamente, y la vía para acceder a los beneficios del gobierno y a otros tipos de asistencia puede ser confusa y estresante. Queremos que todas las personas sepan que los capacitadores y asesores financieros de las organizaciones sin fines de lucro pueden ayudarles a solicitar beneficios públicos, determinar qué cuentas pagar primero y a dónde ir para obtener ayuda con los pagos de arrendamiento y otros gastos del hogar, y comenzar a planificar la recuperación de una manera que respete su situación personal y mantenga su dignidad financiera”.

“Quería compartir mis experiencias con otras personas y darles esperanza. Si yo puedo hacerlo, ellas también pueden”. — Ann James

Obtener asistencia gratis y personalizada

La donación de Wells Fargo está respaldando la expansión de sesiones de capacitación y asesoramiento financieros que son gratis, personalizadas y confidenciales, y que pueden realizarse en todo el país por teléfono, por Internet o a través de una conversación por video con la AFCPE, el Cities for Financial Empowerment Fund (Fondo de Ciudades para el Empoderamiento Financiero) (en inglés), el National Disability Institute (Instituto Nacional para las Personas con Discapacidades) (en inglés), la National Foundation for Credit Counseling (Fundación Nacional de Asesoramiento de Crédito) (en inglés) y la Operation Hope (Operación Esperanza) (en inglés).

Las personas o familias que tengan dificultades para pagar las necesidades básicas, como el arrendamiento o los comestibles, estén preocupadas por las deudas o estén enfrentando otras dificultades financieras pueden inscribirse para reunirse de forma virtual con un capacitador o asesor financiero certificado por la AFCPE, como James. La subvención permitió a la AFCPE lanzar el programa en colaboración con la Yellow Ribbon Network (Red de la Cinta Amarilla) (en inglés) —una plataforma por Internet que proporciona la infraestructura de tecnología— y ofrecer a los profesionales financieros capacitación sobre el proyecto de ley de alivio por el coronavirus y otros recursos emergentes de recuperación financiera, así como un pequeño estipendio después de que hayan ayudado a tres clientes, indicó Rebecca Wiggins, Directora Ejecutiva de la AFCPE.

Foto en primer plano de una mujer con blusa negra que sonríe a la cámara.
Rebecca Wiggins

“Consideramos que era muy importante conectar a las personas altamente capacitadas con las personas que tienen dificultades”, dijo Wiggins. “Las personas ya tenían dificultades, pero la situación se ha agravado. Esto afecta más a ciertas comunidades o personas en un momento en que hay gente que nunca había experimentado inseguridad financiera o pérdida de empleo a esta escala. Queríamos crear un mayor acceso a orientación calificada para que las personas puedan revisar la información. Hay mucha información errónea y fraude por ahí. A través de este programa, las personas obtienen asistencia personalizada porque todos tienen una situación única”.

Más de 500 capacitadores y asesores financieros certificados por la AFCPE han asumido la responsabilidad de ayudar y aproximadamente 100 personas han recibido asistencia hasta ahora. Las personas que buscan ayuda pueden acceder a la página del programa (en inglés) y completar su perfil. El equipo de Yellow Ribbon Network emparejará a la persona con un asesor o capacitador.

“Recopilamos información para asegurarnos de que obtengan acceso a la asistencia que mejor se adapte a sus necesidades”, señaló Wiggins. “A menudo intentamos emparejar geográficamente a las personas para que estén al tanto de los recursos locales”.

Una vez que las personas hayan sido emparejadas, el profesional financiero inicia el contacto y coordina las sesiones. Las personas que buscan ayuda también pueden cargar documentos, como un informe de crédito o el pago de un préstamo hipotecario a través de la plataforma de Yellow Ribbon Network, que cumple con la Health Insurance Portability and Accountability Act (Ley de Portabilidad y Responsabilidad de los Seguros Médicos).

“Las personas ya tenían dificultades, pero la situación se ha agravado. Esto afecta más a ciertas comunidades o personas en un momento en que hay gente que nunca había experimentado inseguridad financiera o pérdida de empleo a esta escala”. — Rebecca Wiggins

‘Se trata de satisfacer las necesidades de cada persona’

Cualquiera, independientemente del nivel de ingresos, puede acceder a esta oportunidad. Sin embargo, el enfoque es más en áreas como la administración del dinero, la crisis financiera, la seguridad financiera y la eliminación de deudas, en lugar de temas como la administración de una cartera de inversiones, dijo Wiggins.

Ya que el asesoramiento y la capacitación son virtuales, indicó Wiggins, pueden superar las barreras físicas, como tener que ir a una oficina, o las barreras psicológicas, como pedir ayuda y hablar sobre dinero. “Se hacen a través de una pantalla”, señaló Wiggins. “Se trata de satisfacer las necesidades de cada persona. Quiero que las personas sepan que estos son profesionales altamente capacitados que no venden productos. Brindan educación financiera. Ofrecen compasión y empatía”.

Una mujer está sentada frente a una computadora y sonríe a la pantalla. En la pantalla se ve un video de un hombre con sombrero y gafas de sol.
Deanna O'Neal es una asesora financiera acreditada que está ayudando a brindar sesiones de capacitación gratis.

Deanna O'Neal es otra asesora financiera acreditada que ha estado trabajando como voluntaria y de forma virtual con los clientes, hasta ahora por medio de conversaciones telefónicas. En su tiempo libre, por lo general, hace trabajo voluntario en persona para varias organizaciones sin fines de lucro, por lo tanto, brindar asesoramiento financiero gratis aún le permite retribuir a la comunidad.

“Es una excelente oportunidad hacerlo desde mi propia casa y ofrecer asistencia a las personas en estos tiempos sin precedentes”, señaló O'Neal, que vive cerca de Seattle. “Muchas personas se han visto gravemente afectadas, por lo tanto, me interesó retribuir a la comunidad”.

Entre los clientes a los que la AFCPE ha ayudado mediante esta iniciativa se encuentran aquellos que han perdido el empleo —o cuyo cónyuge lo haya perdido— y les preocupa poder pagar sus cuentas, así como los propietarios de pequeñas empresas que desean ayuda para mantener su empresa abierta, señaló Wiggins. Los clientes también han necesitado asistencia con reducción de deudas, mejora del crédito y asesoramiento para la administración del presupuesto. O'Neal indicó que le sorprendió que la mayoría de las personas con las que ha trabajado no han perdido el empleo; en cambio, quieren examinar su situación financiera.

“Ha hecho que muchas personas vuelvan a evaluarla y se pregunten: ‘¿Tengo seguridad laboral? ¿Tendré la capacidad para pagar cosas?’” añadió O'Neal.

Aunque James no ha trabajado con nadie todavía por medio de esta oportunidad, espera poder ayudar. “Para eso estamos aquí”, dijo James. “Durante momentos difíciles, se supone que debes utilizar tus talentos y brindar servicios”.

“Es una excelente oportunidad hacerlo desde mi propia casa y ofrecer asistencia a las personas en estos tiempos sin precedentes. Muchas personas se han visto gravemente afectadas, por lo tanto, me interesó retribuir a la comunidad”. — Deanna O’Neal

Sugerencias de asesores financieros:

Un hombre, sentado en un escritorio frente a una computadora portátil, sostiene una hoja de papel. A su lado hay un cuadro que dice: “1. Utilice herramientas digitales para llevar un registro de sus gastos e identificar en qué gasta su dinero”.
Un hombre, sentado en una mesa, mira unas hojas de papel y tiene una calculadora cerca. A su lado hay un cuadro que dice: “2. Evalúe sus necesidades frente a sus deseos y analice dónde puede recortar gastos”.
Un hombre, una mujer y dos niños aparecen sentados en la mesa de una cocina, donde hay comida. Sonríen a uno de los niños. Encima de ellos hay un cuadro que dice: “3. Determine qué ahorros tiene debido a la pandemia (p.ej., al no salir a comer)”.
Una mujer con una mascarilla sostiene y mira un teléfono celular. A su lado hay un cuadro que dice: “4. Trate a su tarjeta de crédito como a una tarjeta de débito y liquide el saldo cada mes”.
Una mujer aparece sentada al lado de un escritorio, con un brazo apoyado sobre él, y sonríe a la cámara. A su lado hay un cuadro que dice: “5. Busque maneras de obtener ingresos de forma virtual”.
Un hombre y una mujer, sentados en una mesa, miran una hoja de papel que sostiene el hombre, mientras la mujer reposa las manos sobre una computadora portátil. A su lado hay un cuadro que dice: “6. No invierta su dinero si no está ahorrando nada”.
Un hombre y una mujer aparecen sentados en tumbonas mientras miran una tableta que sostiene la mujer. A su lado hay un cuadro que dice: “7. Ahorre para su jubilación antes de ahorrar para la educación universitaria de sus hijos”.
Una mujer se ve molesta mientras aparece sentada enfrente de una computadora portátil y la mira. A su lado hay un cuadro que dice: “8. Tenga cuidado con los estafadores que abusan de la crisis”.
El exterior de un edificio de Wells Fargo tiene palabras “Wells Fargo responde a la COVID-19” en la parte izquierda.

Estamos tomando medidas todos los días para apoyar a nuestros empleados, clientes y comunidades durante estos momentos difíciles. Lea sobre qué medidas estamos tomando, cómo estamos ayudando a las pequeñas empresas, cómo realizar operaciones bancarias desde la seguridad de su casa y más. Explore la serie >

Topics:
outbrain