Wells Fargo Logo
Wells Fargo Logo
José Jovet observa mientras su hijo trabaja en el tapizado de una silla.
José Jovet transformó su experiencia de toda su vida en tapicería en su propia pequeña empresa, donde ahora enseña el oficio a sus dos jóvenes hijos.

Coser asientos con amor

José Jovet ha perfeccionado su oficio de tapicero durante las últimas cuatro décadas, pero necesitó una visita a su sucursal local de Wells Fargo para ayudar a convertir su pasión en una empresa.

Editor’s note: An English-language version of this story is also available.


Hubo un tiempo, no hace mucho, en que José Jovet sabía mucho sobre tapicería –es lo que sucede cuando uno tiene 43 años de experiencia– pero no sabía demasiado sobre cómo convertir la pasión de su vida en una exitosa empresa en funcionamiento. Por fortuna, en el año 2016, decidió visitar su sucursal local de Wells Fargo en Spring Lake Park, Minnesota, donde se reunió con Ted Neely, representante bancario para empresas.

“Cuando José entró por primera vez a la sucursal, me dijo: ‘necesito ayuda’, recuerda Neely”. Así que nos sentamos y realizamos juntos una evaluación de necesidades comerciales, lo que incluyó determinar qué tipo de documentación necesitaba y qué era importante para él como dueño de una empresa”.

José Jovet se hizo de una carrera en tapicería trabajando para otras personas, hasta que una visita a su sucursal local de Wells Fargo lo encaminó para convertirse en su propio jefe. (3:07)

Los dos trabajaron juntos para establecer la estructura de la empresa de Jovet: organizaron cosas como los servicios para comerciantes a fin de facilitar los pagos de los clientes, establecer el crédito y crear un plan de flujo de efectivo para cubrir gastos de inventario, y simplificaron su contabilidad separando sus finanzas personales de las finanzas de su empresa.

Jovet afirma que fue el asesoramiento que recibió de Neely y de Wells Fargo lo que le ayudó a lanzar con éxito su compañía de tapicería con sede en Blaine, Minnesota, Jovet Customs (en inglés).

“Wells Fargo no es solamente mi banco; son mis amigos”, dice Jovet. ”Ted sale del banco y viene a visitar mi taller simplemente para asegurarse de que todo va bien; me ha ayudado mucho, y todo el personal de la sucursal local me trata muy bien”.

Cómo transformar un empleo en un sueño

Después de que su padre le enseñó tapicería cuando era joven, Jovet pasó décadas perfeccionando su oficio y utilizando esas técnicas para ganarse la vida. Sin embargo, a medida que fue creciendo, el deseo de asumir el control de su carrera alcanzó un punto culminante.

“Llegué a Minnesota después de pasar por distintas partes de Estados Unidos y de haber trabajado en la industria de la aviación, construyendo asientos para aviones privados”, señala Jovet. “Pero llegó un momento en que mis hijos estaban creciendo y querían estabilidad y estar en un solo lugar, así que decidí que era hora de cumplir mi sueño de ser mi propio jefe”.

José Jovet y su esposa Rubilinda trabajan como equipo en el retapizado de la silla de un cliente.
Un asunto de familia: José Jovet y su esposa Rubilinda trabajan juntos en el retapizado de una silla.

Cuando Jovet emprendió su propio camino hace unos años, su “taller” era en realidad una habitación de hotel arrendada donde él y su esposa Rubilinda literalmente volteaban el colchón todos los días para utilizarlo como estación de trabajo para cortar y coser. Con trabajo duro y largas horas, la empresa comenzó a crecer, lo que le permitió a Jovet arrendar una casa y trasladar su taller al garaje.

La experiencia de Jovet como propietario-operador no es la única. Según la Small Business Administration de los EE. UU. (en inglés), cuatro de cada cinco pequeñas empresas se categorizan como “empresas no empleadoras”, lo que significa que no tienen empleados remunerados. Y si consideramos los aproximadamente 3.3 millones de pequeñas empresas con propietarios hispanos en EE. UU., esa proporción aumenta a más del 90 por ciento.

Neely señala que, para estas empresas “unipersonales”, como Jovet Customs, contar con el respaldo externo adecuado a menudo puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso de una empresa.

“José dedicó su carrera al perfeccionamiento de su oficio mientras era empleado de otras compañías”, indicó Neely.” Así que, cuando llegó el momento de emprender su propio camino, pudo aprovechar los recursos para pequeñas empresas y el asesoramiento que ofrece Wells Fargo“.

Ahora, dieciocho meses después de armar su taller en la habitación de un hotel, Jovet Customs opera como tienda y ofrece servicios de tapicería para automóviles, embarcaciones y aviones, además de restauración de muebles antiguos. De hecho, las cosas van tan bien que Jovet está considerando lanzar su propia escuela de tapicería como una segunda empresa.

“Comencé a aprender este oficio a los 10 años de edad, cuando mi padre, tapicero profesional, me tomó bajo su ala y me enseñó todos los trucos del oficio”, indica Jovet. “Si puedo hacer lo mismo por otros jóvenes, no solamente podría transmitir todo lo que he aprendido, sino que también estaría ayudando a fortalecer a una comunidad local que ha contribuido al éxito de mi empresa”.

Tags:
outbrain